Carlos había sufrido una aneurisma cerebral y estuvo un tiempo en coma, ya no recuerdo cuanto, pasó un tiempo hospitalizado y cuando volvió a casa no era capaz de aprender casi nada nuevo, fue uno de mis primeros pacientes. Os voy a contar una anécdota que me ocurrió a los pocos meses de empezar el tratamiento con él y que ilustra muy bien el tema de la amnesia anterógrada.

Carlos, unos 40 años, volvió a conducir por aquella época, en principio no tenía ningún problema, salvo perderse por un lugar desconocido. Pero él disponía de uno de los primeros GPS que había en el mercado y así solucionaba ese problema. Carlos dejó el coche en el taller de reparación para ponerlo a punto. Según terminamos una de mis primeras sesiones de rehabilitación con él le llamaron por teléfono para decirle que su coche estaba a punto y que pasara a recogerlo, su mujer no estaba en casa y a mi me cogía de camino, así que me ofrecí a llevarlo al concesionario. Cuando llegamos preguntó en recepción por su vehículo, la chica que nos atendió se mostró contrariada porque allí no estaba. Carlos se empezó a poner nervioso y a quejarse de que le acababan de llamar y que era una vergüenza que le hubieran hecho ir para nada. Al final, la chica, que no comprendía nada, después de varias llamadas localizó el coche en otro concesionario próximo. Carlos no reconoció su error y se fue maldiciendo por una puerta diferente a la que habíamos entrado, vamos que se metió dentro de las oficinas, indignado pegó un portazo ante la atónita mirada de los trabajadores. Finalmente fuimos al otro sitio y recogió su coche.

En resumen, Carlos recordaba que siempre llevaba el coche al primer concesionario al que fuimos y aunque le habían llamado 15 minutos antes para indicarle que estaba en el segundo no fue capaz de aprender esa nueva información, además tampoco fue capaz de reconocer su error, padecía también Anosoagnosia, es decir, falta de conciencia de la enfermedad.

Después de dos largos años de terapia, Carlos se reincorporó a su trabajo de informático, en otro departamento en el que no estaba de cara al público ya que no recuperó al 100% la memoria, pero mejoró muchísimo y gracias a las ayudas tecnológicas sigue ejerciendo su profesión.

¿ Qué es la amnesia Anterógrada?

La Amnesia Anterógrada se define como un déficit de memoria selectivo que suele ocurrir a consecuencia de un Daño Cerebral. La persona presenta dificultades para almacenar la nueva información.  En cambio, los recuerdos anteriores al daño se mantienen intactos. Se traduce como la incapacidad que tiene la memoria episódica de generar aprendizajes nuevos. No como en la Amnesia Retrógrada en la que los recuerdos perdidos sería los que el sujeto tenía antes de la lesión cerebral.

La memoria a corto plazo, tiene una capacidad limitada (unos segundos) de almacenamiento de la información, estos pacientes no serían capaces de pasar esos conocimientos a la memoria a largo plazo.

También se puede producir por la toma de algunos medicamentos (benzodiacepinas) o en consumo de grandes cantidades de alcohol, estos provocan síntomas temporales de este tipo de amnesia.

Los síntomas de la Amnesia Anterógrada son:

  • Pérdida de memoria e incapacidad de aprender cosas nuevas.
  • Prosopagnosia (incapacidad de reconocer caras nuevas).
  • Incapacidad de aprender a llegar a lugares desconocidos antes de la lesión. Aunque vaya todos los días a rehabilitación no se aprende el camino.
  • Confusión y desorientación.

Tratamiento

El tratamiento de la Amnesia anterógrada debe ser llevado por un neuropsicólogo que deberá evaluar al paciente y a partir de ahí elaborar un programa de rehabilitación  acorde con las carencias del paciente. Además de rehabilitar la memoria e intentar que sea capaz de que la información pase de la Memoria a Corto Plazo a la Memoria a Largo Plazo, para que pueda aprender nuevo conocimiento, también se le deben dar técnicas y estrategias para minimizar su problemas y que se pueda desenvolver con independencia en su vida diaria.

Empecé el texto con un ejemplo de un caso que me había sucedido y para terminar os voy a hablar del caso más conocido de Amnesia Anterógrada es el del músico Clive Wearing, que desarrolló este trastorno en su forma más severa a partir de una encefalitis. Su memoria tenía una capacidad de mantener la información entre 7 y 30 segundos. Tampoco recordaba muchos detalles de su vida anterior. Pero siempre mantuvo intacta su habilidad para tocar el piano. Una vez que terminaba la composición musical, inmediatamente olvidaba que la había tocado. La áreas afectadas eran el hipocampo, el Lóbulo Temporal y Lóbulo Frontal.

La foto que encabeza el artículo representa el diario de Clive Wearing.

Os invitamos a ver un vídeo sobre la Amnesia Anterógrada.

Jaime Naranjo Alcaide. Neuropsicólogo

M-32592

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.