Tras la entrevista inicial y una vez evaluado el enfermo, se propondrá el Programa de Rehabilitación adaptado a las necesidades de cada paciente, cuya duración dependerá del tipo de Daño Cerebral y otros factores como la edad y el sexo del paciente. Cuanto más intenso sea el tratamiento mejor será el pronóstico de recuperación. Teniendo en cuenta que cada persona es diferente y que no hay dos enfermos iguales.

En Impulsa Neuropsicología las terapias son diseñadas para cada paciente, el neuropsicólogo se trasladará al domicilio del paciente y realizará con el paciente los ejercicios de Estimulación Cognitiva que requiera la situación del afectado. Cada mes se elaborará un pequeño Informe de Seguimiento para que la familia conozca el desarrollo de la terapia y los avances del paciente. En el caso de las enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, lo importante es conseguir preservar aquellas capacidades que el paciente conserva, para el neuropsicólogo es fundamental centrarse en diseñar una terapia que incluya ejercicios orientados a trabajar estas capacidades cognitivas. Por otro lado en este tipo de enfermedades, la rutina es fundamental para establecer lazos de confianza y que la persona se sienta cómoda y motivada.

Dentro del diseño de la terapia también se incluirá un listado de pautas a seguir por los familiares para ayudar al paciente a mantener su autonomía. El familiar debe estar siempre informado de los­ progresos en las sesiones y a su vez, el terapeuta debe aconsejar al familiar en cómo tratar al paciente y que ejercicios pueden realizar ellos con el mismo para colaborar en el proceso de la terapia tanto a nivel cognitivo como físico.

En Impulsa Neuropsicología contamos con el apoyo de un equipo multidisciplinar para cubrir todas las necesidades del paciente: Fisioterapia, Logopedia, Peritaje, Valoración de adaptación de la vivienda…

Contacta con nosotros para solicitar más información