Os imagináis a alguien que sólo se coma la mitad del plato, no porque ya no tenga más hambre sino porque no sepa que todavía le queda comida en esa parte. Esa misma persona seguramente se afeitará la mitad de la cara o se pondrá un zapato solamente.

No existe ningún problema sensorial ni perceptivo, simplemente no ponen su atención en ese lado.

Allegri (2000) definió la Heminegligencia como la dificultad para orientarse, actuar o responder a estímulos o acciones que ocurren en el lado contralateral a la lesión hemisférica, es decir la mitad del campo visual contrario a la visión. Si la lesión estuviera en el hemisferio derecho, entonces, la Heminegligencia sería en el hemicampo izquierdo.

A continuación os mostramos unos ejemplos sobre como serían realizados unos dibujos sencillos, arriba por una persona sin Daño Cerebral, y abajo por otra con Síndrome de Heminegligencia.
heminegligence

heminegligencia2

Este trastorno, se produce en personas, que han sufrido algún ACV (por ejemplo un ictus) que les provoca una lesión en el Lóbulo Parietal, generalmente el derecho.

Los estudios realizados nos indican que en EE.UU aproximadamente un 5% de la población de mediana edad sufre este síndrome después de un ACV y un 18% si el ictus se produce a los 80 años (Ringman, 2004).

La Anosoagnosia (no conciencia de la enfermedad) suele ir emparejada de la Heminegligencia con lo que se hace más complicado su tratamiento.

Aproximadamente un 9% de los pacientes con heminegligencia se recuperan espontáneamente, mientras que el 43% experimenta alguna recuperación en las dos semanas posteriores al suceso, que les causó el síndrome (Farné, 2004).

En Impulsa Neuropsicología ayudamos a rehabilitar todo tipo de agnosias.

Os dejamos un vídeo realizado por Stroke Foundation, en el que se puede apreciar las curiosidades de este síndrome:

Jaime Naranjo Alcaide. Neuropsicólogo.

M-32592

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.